martes, 30 de diciembre de 2014

SUICIDIOS, LO QUE NO QUIEREN QUE SEPAMOS.

      Escribía el periodista Xavier Febrés: "Mi jefe de sección en la redacción del diario donde trabajaba nos tenía prohibido calificar por escrito ninguna muerte de suicidio, aunque lo fuese, dictado por una moral según la cual el suicidio era un asunto estrictamente privado. La palabra estaba proscrita."

Hemos visto pocas noticias de suicidios tanto en prensa escrita como en prensa audiovisual, escondiendo así lo profunda de esta crisis que ya dura demasiado.

Durante el 2012 murieron un total de 3.539 personas (10 por día, de ellas 500 en Cataluña) en casos contabilizados como suicidios, frente a las 1.915 víctimas mortales de accidentes de tránsito. Sobre las víctimas de la carretera se habla y se actúa, los suicidios son una epidemia invisible, silenciada, tabú. Son “incidencias técnicas” en la megafonía de las estaciones del metro.

Según los psiquiatras responsables del Plan de Prevención del Suicidio del H. de Sant Pau, la fría estadística se mueve de modo estable dentro de la “normalidad” establecida: entre 5% y 6% por cada 100.000 habitantes. Significa un total de 804.000 personas al año, una cada cuarenta segundos.

Calculan que por cada suicidio se producen de 10 a 20 intentos, a menudo con secuelas devastadoras, y que 34% de las persones que han intentado suicidarse lo repiten al cabo de unos meses.

Esta es la violencia que provoca sobre la población este Gobierno con sus medidas neoliberales vendepatrias que empujan a la gente desesperada a acabar con su sufrimiento. Desde CGT consideramos a este Gobierno responsable civil subsidiario de dichos asesinatos inducidos.





martes, 23 de diciembre de 2014

LEY DE MUTUAS. A MEDIDA DE LAS EMPRESAS

          Mutua de Accidentes de Trabajo: Ellas mismas se definen como "asociaciones de empresarios, de naturaleza privada, sin ánimo de lucro" (me pregunto entonces porqué están tan empeñadas en sacar beneficios y hacen EREs y despidos, si no tienen ánimo de lucro...)

Como no podía ser de otra forma, el PP vuelve a atacar a la clase obrera (que pesaos, ¿qué les habremos hecho? ) Y, como ya nos tienen acostumbrados,  se reforma la reforma de la Ley General de la Seguridad Social en relación con las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social (por cierto, cada vez menos protectora y menos pública).

Esta reforma, nos dicen, es para "modernizar el funcionamiento y gestión de las mutuas, haciendolas más transparentes y eficientes". Para empezar, las han rebautizado con la flamante denominación "Mutuas colaboradoras de la Seguridad Social" para "luchar contra el absentismo laboral injustificado y mantener la sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social".

Pero como en todo lo que hace el PPSOE, que son lobos con piel de cordero, la única finalidad de las Mutuas, que recordemos que son entes privados al servicio del empresario, es agilizar la finalización de procesos de baja laboral por enfermedad común y accidentes no laborales, a la vez que se introducen mecanismos de presión al trabajador, por un lado para atemorizarlos para que no cojan bajas, y por otro lado para fiscalizarlos desde el primer momento que acceden a la prestación, lo que supone un ataque frontal contra los derechos de las trabajadoras.

Mientras en el resto de paises las Mutuas han desaparecido hace medio siglo en favor de la Administración Pública, en Españistán han visto el negocio que supone y no se lo han pensado dos veces. Igual que ha sucedido con otras instituciones franquistas, las mutuas siguen campando a sus anchas y así estamos siempre en cabeza de la UE en materia de accidentes de trabajo.


       Bajas médicas.

Ahora se permite a las Mutuas la denegación, suspensión, anulación y extinción de las bajas por enfermedad común, lo que supone ir a trabajar enfermos. Ahora se permite que sea la Mutua las que lleven el control sanitario de las bajas y altas médicas de los servicios públicos de salud.

Se establece un sistema de "propuesta motivada de alta" que permite a las Mutuas acudir a Inspección Médica i al INSS para que emitan altas médicas; peor aun, están legitimadas para suspender la prestación hasta que se resuelva su justificación, en un claro intento de presionar a la trabajadora para que coja el alta voluntariamente.

También pueden efectuar pruebas diagnósticas y tratamientos terapeuticos para "evitar la prolongación inecesaria de los procesos", en vez de atacar los problemas de base, como las listas de espera o los recortes en sanidad.

Con estas medidas el ciudadano es obligandolo a ser tratado por facultativos que muchas veces no cumplen los parámetros de calidad, porque prima la reducción económica a la calidad. Si la trabajadora se niega a recibir tratamiento, la mutua podrá suspender la prestación e incluso dar el alta.


En definitiva, se hace más fácil a las asociaciones de empresarios "sin ánimo de lucro" perseguir a las trabajadoras enfermas. Un nuevo ataque a los derechos de las trabajadoras.... otro más.



viernes, 19 de diciembre de 2014

ESTOY HECHO UN COCINICAS

     El compañero Azagra, gran dibujante de comics como "Pedro pico y pico vena" que se publican en la revista "El Jueves" ha dado vida, junto a Xcar y Revuelta, a un libro de recetas para todos los públicos, demostrando que no se necesita ir a ningún concurso basura ni tener estrellas Michelin para saber cocinar.








El libro se llama "Estoy hecho un cocinicas: Recetas en viñetas" y explica por categorías varias recetas sencillas, amenizadas por los fabulosos dibujos, que son ellos mismos.




Se puede adquirir por solo 12€ y se puede comprar en tebeos malavida

Yo ya tengo el mío (y dedicado), adquiere el tuyo.





martes, 16 de diciembre de 2014

SOLIDARIDAD DETENIDAS EN MONTAJE POLICIAL-TERRORISMO DE ESTADO

      Esta mañana se ha puesto en marcha la recien estrenada Ley Mordaza con los registros ilegales (huy no, que ahora ya es legal), de la kasa de la muntanya, ateneu llibertari del poble sec, y del ateneu llibertari de Sant Andreu, acusados de.... espera, espera, que me preparo para no descojonarme... acusados de "numerosos atentados con explosivos" jajajajajaja, lo siento, no he podido aguantarme la risa.
¿alguien ha oido algo de explosiones, a alguien le consta algún atentado con explosivos, han encontrado explosivos los mossos? La respuesta es NO.

Si supieran un poco como va el movimiento anarquista no usarían palabras como "organización", "banda armada" ni demás pamplinas para justificar sus montajes, que dejan mucho que dear, por cierto.

Una vez más los montajes policiales atacan la libertad de las personas, en conivencia con los medios de información del Estado. Acabada la banda terrorista ETA, el gobierno, en su necesidad de reprimir, ha buscado relevo: los anarquistas, en una nueva actuación represiva contra los espacios y gente que lucha contra los desmanes, abusos y corrupción de un Estado podrido desde sus cimientos.

Rechazamos abiertamente el modus operandi del Estado y su uso de mentiras, montajes y represión y nos solidarizamos con las compañeras represaliadas que luchan por un mundo mejor.





viernes, 12 de diciembre de 2014

MANIFESTACION CONTRA LA LEY MORDAZA

        CGT Barcelona convoca manifestación el día 20 de Diciembre a las 12h en Plaza Universitat contra la criminalización de la protesta social y los movimientos sociales que supone la reciente reforma de la Ley de seguridad ciudadana, más conocida como "Ley mordaza".


NOS QUIEREN CIEGOS, SORDOS Y MUDOS
TE ESPERAMOS, NO PUEDES FALTAR









jueves, 11 de diciembre de 2014

YA SOMOS MENOS LIBRES (AUN): APROBADA LEY MORDAZA

Día para marcar en el calendario de los despropósitos antidemocráticos del PP y su empeño de hacernos volver a épocas pasadas.
El Congreso de los Diputados ha aprobado este jueves el Proyecto de Ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana, más conocida como "LEY MORDAZA".

La oposición ha criticado la “discrecionalidad” que facilita el redactado de la ley, como sucede por ejemplo el punto que castiga la “falta de consideración” a un policía. “¿Será obligatorio hablarle de usted?

A continuación, se exponen algunas de las infracciones que quedarán tipificadas en la nueva ley:

Infracciones leves (multa de 100 a 600 euros)

  • “Falta de respeto y consideración” a un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones , así como proyectar sobre estos “haces de luz, mediante cualquier tipo de dispositivo”.
  • Manifestaciones no comunicadas o que hayan sido prohibidas por “razones fundadas de que puedan producirse alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes”, en cuyo caso serán sancionados los promotores y organizadores.
  • Incumplimiento del itinerario en una movilización si se producen “alteraciones menores”.
  • Daños o “deslucimiento” de mobiliario o edificios de uso público, lo cual puede incluir la colocación de adhesivos y carteles.
  • Escalar edificios o monumentos sin autorización, cuando exista un “cierto riesgo de que se ocasionen daños a las personas o a los bienes”. Este ha sido un método de protesta habitual de organizaciones como Greenpeace.
  • Negarse a entregar la documentación personal, como el DNI, “cuando se hubiese acordado su retirada o retención”. Si un policía pide que una persona le enseñe el DNI y esta se niega, será considerado una infracción grave.
  • Ocupación de un inmueble contra la voluntad del propietario.

  • Ocupación de la vía pública para la venta ambulante no autorizada, como sucede con el top manta.
  • Dejar sueltos a animales “feroces o dañinos”, así como abandonar animales domésticos “en condiciones en que pueda peligrar su vida”.
  • Consumo de alcohol en la vía pública, “cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana”.

Infracciones graves (multas de 601 a 30.000 euros)

  • “Perturbación grave de la seguridad ciudadana” en manifestaciones frente al Congreso de los Diputados, el Senado y las asambleas regionales, aunque no estén reunidos en su interior los representantes públicos. Es decir, finalmente sólo se sancionarán las manifestaciones en estos lugares cuando haya incidentes.
  • Actos de “obstrucción” que pretendan impedir a cualquier autoridad o empleado público “el ejercicio legítimo de sus funciones, así como “el cumplimiento o la ejecución de acuerdos o resoluciones administrativas o judiciales”. Por ejemplo, tratar de frenar un desahucio.
  • Desobediencia o resistencia a la autoridad, así como la negativa a identificarse, o dar datos falsos, en caso de que un agente lo solicite.
  • Negarse a disolver reuniones o manifestaciones en la vía pública cuando así lo haya ordenado “la autoridad gubernativa”, por ejemplo la Delegación del Gobierno.
  • Irrumpir en infraestructuras o instalaciones en que se prestan servicios básicos, como puede ser el metro o un hospital, así como obstruir su funcionamiento, siempre que no incurra en una infracción muy grave. Las movilizaciones de Stop Pujades contra el aumento de tarifas en el transporte público, en algunas ocasiones, pararon convoyes durante algunos minutos.
  • Obstaculizar la vía pública con mobiliario urbano, vehículos, contenedores o neumáticos ocasionando “una perturbación grave de la seguridad ciudadana”.
  • El uso “no autorizado” de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades y policías que pueda “poner en peligro su seguridad personal o la de su familia”.
  • Solicitar o aceptar servicios sexuales, en el caso del demandante, en la vía pública o cerca de lugares donde haya menores. A las personas que ofertan estos servicios, se les pedirá que se abstengan de hacerlo en estos lugares.
  • Consumo y tenencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas en la vía pública, o llevar a personas en un vehículo a buscar este tipo de sustancias, como sucede con las cundas en la zona de Embajadores en Madrid. También permitir consumo de estas drogas en locales o establecimientos públicos, así como su plantación y cultivo ilícito en lugares visibles al público, siempre que no sea constitutivo de una infracción penal.

Infracciones muy graves (multas de 30.001 a 600.000 euros)

  • Reuniones y manifestaciones no comunicadas o prohibidas en infraestructuras o instalaciones donde se presten servicios básicos, u obstruir su funcionamiento, “cuando se haya generado un riesgo para las personas o un perjuicio en dicho funcionamiento”. Los responsables sancionados serán los promotores u organizadores.


Fuente: La Marea

viernes, 5 de diciembre de 2014

LEY MORDAZA: Y QUEDATE EN CASITA


          LSC (Ley de Seguridad Ciudadana) no es más que un concepto jurídico indeterminado, ya que no se puede especificar exactamente que lo que aparece en dicha ley sea realmente seguro para el ciudadano (¿una manifestación es insegura, repartir pasquines lo es?)

Nos regalan miedo para vendernos seguridad y no hay mejor estrategia que criminalizar a los movimientos sociales (como ya hemos podido ser testigos en muchas ocasiones), a los que mediante montajes policiales, equiparan a terroristas porque el Estado tiene miedo, está perdiendo el control y eso no puede ser.
Lo curioso es que actualmente la sensación de inseguridad viene dada por aquellos delitos llamados "de cuello blanco", es decir, la que sufrimos por parte de banqueros, políticos corruptos y demás entes que forman parte del aparato del Estado.

Según los datos y estadísticas del propio Ministerio del Interior, promotora de esta reforma de la LSC, los delitos han bajado en toda España vertiginosamente (Madrid es la segunda ciudad más segura de Europa.) ¿Por qué entonces esta ley si España es un país seguro?.
La respuesta es sencilla: la reforma de la LSC se fundamenta y justifica con el auge de movimientos sociales como 15M, Democracia real ya, PAH, iaioflautas, plataformas vecinales, de trabajadores, sin papeles, etc, ecologistas, aumento de las organizaciones alternativas, CSOs... y con la autodefensa de los barrios (Gamonal en Burgos, Barceloneta contra los pisos patera para turistas, Gracia contra la gentrificación del barrio, Can Vies en Sants...).




Pero no es hasta la concentración estatal de "las marchas por la dignidad del 22M" donde 2 millones de personas confluyeron en Madrid desde todas partes de nuestra geografía, que el Gobierno se plantea un anteproyecto de reforma.
No es hasta después de las elecciones europeas y con la deriva independentista del 9N en Cataluña que el Gobierno estructura su anteproyecto convirtiéndolo en proyecto de ley que endurece considerablemente la LSC, siendo la más restrictiva de Europa.





Con la excusa de acabar con los vándalos que queman contenedores se reforma la LSC hasta límites nunca vistos. ¿Realmente va enfocada a acabar con esos 4 vándalos? Pensemos por un momento en las concentraciones "peligrosas" y pongamos un ejemplo:


    Una concentración de 5 mil personas, de las cuales vemos sólo un grupo de unos 100 “encapuchados” (siendo muy generosos), de los cuales hay que sacar a los secretas infiltrados, lo que bien puede hacer que el número baje a 80, y de estos a ver cuantos son vándalos, porque nos quedamos con la mitad... ¿realmente se reforma una ley por 30 personas?, ¿realmente se reforma una ley con el coste económico que eso supone, con el coste social y político que todo esto implica? La realidad es otra.

Esta reforma no sirve para otra cosa que no sea la desmovilización ciudadana (individual o colectiva) ante el atropello político del PP hacia la población. Es más, esta reforma atenta contra los derechos fundamentales recogidos en la Constitución como son la libre deambulación o el derecho a manifestación o huelga, volviendo a tiempos pretéritos que a muchos les pueden ser conocidos, ¿que esperamos de un Gobierno sucesor de Franco? 



Estas medidas nos acercan cada vez más a un estado policial, no al que todos pensamos de las calles tomadas por la policía, sino al de dejar en sus manos todos estos derechos, ya que ahora dependeremos de la policía. Pasaremos de ser “inocentes hasta que la ley demuestre lo contrario” a ser “culpables hasta que nosotros demostremos lo contrario”, algo imposible dada la presunción de veracidad de la policía.

La sanciones son administrativas, lo que evita nuestra defensa, no como pasaría en un delito penal, en el que hasta que no hay sentencia no hay culpa. Ahora pasamos a ser culpables directamente porque un policía lo dice. Las multas son tan altas que pueden arruinar a muchas familias, porque lo que hasta ahora se consideraba sanción mínima, que era de 100€ a 300€, pasa a ser de 3.000 a 30.000€ y en ellas se incluyen 17 delitos, como el de hacer pintadas, concentraciones no comunicadas, escraches o evitar deshaucios. Las sanciones más elevadas pasan a ser de 600.000€, una locura !!! Y fijaos que en ningún momento se habla de asesinatos, robos, palizas, tráfico de drogas o armas, vamos, lo que preocupa de verdad a la población.




Todos estos datos podéis verificarlos en la web del Ministerio del Interior, en el enlace:

http://www.interior.gob.es/documents/10180/1207668/balance_2013_criminalidad.pdf/562cc539-4a36-470f-8976-7dd305483e5b