jueves, 13 de abril de 2017

COMUNICADO DE CGT EN LA DIRECCION GENERAL DE TRAFICO

                Gregorio Serrano no ha empezado con buen pie su andadura como nuevo Director General de Tráfico.
   Su predecesora, María Seguí, tuvo que dimitir al descubrirse que la Dirección General de Tráfico había financiado proyectos de investigación en los que trabajaba su marido. Ahora, el recién estrenado Director General, ha sido noticia porque el Ministerio del Interior le iba a adjudicar una vivienda oficial cuya reforma ha costado más de 50.000 euros.
   Sin embargo, el amaño de concursos en la Dirección General de Tráfico no es ninguna novedad, como tampoco lo es el hecho de poner a disposición de muchos jefes provinciales viviendas cuyas obras de acondicionamiento pagamos entre todos.

   Echando una ojeada a la plataforma de contratos del Estado vemos cómo, en solo dos años, la DGT se ha gastado más de 110.000€ en obras de reforma de pisos ocupados por altos cargos del organismo:

  • El 27 de abril del 2016 sea acordó pagar 9.238,67€ para pintar la vivienda de la Jefa provincial de Tráfico de Lugo.
  • El 12 de mayo del 2016, se adjudicaba, por 2.037,07€, la contratación para instalar 13 persianas de madera en la vivienda oficial de la Jefatura Provincial de Tráfico de Segovia.
  • En noviembre de 15, pagamos 24.603,47€ para acondicionar la vivienda vinculada a la Jefatura Provincial de Tráfico de Santa Cruz de Tenerife y 16.954,82 para arreglar la de la Jefa Provincial de Tráfico de A Coruña.
  • Acondicionar la vivienda del Jefe Provincial de Zaragoza nos costó 60.394,92€ por un contrato adjudicado el 10 de marzo de 2015.

   Mención aparte merece el caso del Jefe Provincial de Tráfico de Barcelona y la Jefa local de Sabadell, quienes ocupan, como vivienda habitual, dos inmuebles cuyo uso, en la descripción catastral, es el de Almacén-Estacionamiento y en los que la DGT invirtió más de 100.000€ para reformarlos.

   En su ronda de visitas por las distintas jefaturas de Tráfico, el señor Gregorio Serrano pasó también por la de Barcelona. Suponemos que todavía estará preguntándose qué ha ocurrido para que su caso, únicamente el suyo, haya alcanzado la categoría de escándalo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario